"¡La violencia y el odio son una derrota!"

Benedicto XVI se ha referido a los conflictos que azotan Costa de Marfil y
Libia. "Que se ponga en marcha la obra de pacificación y de diálogo, y se
eviten ulteriores derramamientos de sangre", ha pedido.

“Continúo siguiendo con gran aprensión los dramáticos acontecimientos que
las queridas poblaciones de Costa de Marfil y de Libia están viviendo en
estos días”, afirmó el Pontífice ayer en la audiencia.

Benedicto XVI aseguró su oración por las víctimas y su cercanía “a todos
aquellos que están sufriendo”.

“¡La violencia y el odio son siempre una derrota!”, añadió, dirigiendo “un
nuevo y encarecido llamamiento a todas las partes en causa, para que se
ponga en marcha la obra de pacificación y de diálogo, y se eviten
ulteriores derramamientos de sangre”.

Expresó su deseo, también, de que el cardenal Peter Kowdo Turkson,
presidente del Consejo Pontificio “Justicia y Paz”, pueda entrar por fin
en Costa de Marfil para llevar su solidaridad a este país africano.

Según confirmó ayer la agencia vaticana francesa I. MEDIA, el cardenal
Turkson, enviado por el Papa la semana pasada a Costa de Marfil para
llevar ayuda a la población de parte de la Santa Sede, no ha podido aún
entrar en el país.

El purpurado partió de Roma el pasado 1 de abril con destino a Abiyán, la
capital ivoriana, pero a causa de los combates en la ciudad, permaneció
bloqueado varios días en Accra (Ghana), y tuvo que volver ayer de vuelta a
Italia.